24 de febrero de 2011

Despegando.

Dicen que me pierdo, y que a veces no me encuentro. Que divago en mis pensamientos y que nadie es capaz de saber el lugar exacto en el que estoy en cada momento. Dicen que sueño demasiado, y que ni vivo ni disfruto los minutos que atan las cuerdas de mi reloj. Dicen que estoy muerta, y que mi renacer está lejano como el cielo, e invisible como el tiempo. Dicen, dicen y dicen. Y entre tantos borbotones de incoherencias nace el demonio que dicta nuestro porvenir. "Recomponiendo renglones torcidos, es imposible muy a tu pesar". Quizá me duerma, pero mis ojos están abiertos. ¿El final? No existen los finales. Existen las pausas para coger aire. Así que aquí sólo se pueden ver comas, y algunos puntos. Pero nunca finales. Y resistiré. Claro que resistiré.
"Resistiré hasta el fin"
, decía mi maestro.

2 comentarios:

  1. Tú sí que sublime <33
    Me alegra que también vuelvas a estar estable y más cercana a mí.

    ResponderEliminar