17 de marzo de 2012

Fin

¿Para  qué? Que alguien me responda, que me conteste. Que me diga para qué voy a seguir luchando día tras día para ser feliz si tan solo es cuestión de tiempo volver a caer. No tengo fuerzas, ni sitio del que sacarlas. Me rindo. Me doy por vencida. Hace tiempo que he muerto, ¿por qué sigo prolongando algo inevitable? Ya no puedo volver a sonreír. Que me consuman el dolor y la amargura. Que me desgarren, que me hagan desaparecer. Y al final, que ocurra lo que deba ocurrir. Yo renuncio. Renuncio a vivir. Renuncio a esta vida que no para de hacerme daño cada segundo. Cada vez hay más cosas a las que he de enfrentarme, y cada vez tengo menos fuerza para afrontarlas. No puedo más. No pienso volver a mostrar lo que siento. No pienso volver a cerrar los ojos. No pienso volver a desenterrar al corazón. Que agonice el tiempo que le quede, y que muera. Que muera junto con mi alma y mi razón de ser. Viviré así todo el tiempo que sea capaz de soportar. Y que termine cuando quiera... pues ya no me importa.