4 de febrero de 2010

¿Capaz o Incapaz?

Olvidas el pasado. Llega el presente, tan importante que el futuro no existe. ¿Qué puede pasar? Nada podría torcerse en este momento. Hasta que un día, las prioridades pasan a serlo un poco menos. "Culpable", piensas. Intentas arreglarlo, quieres arreglarlo. No puedes: impotencia. Te sientes hipócrita. La cosa marcha bien... parece. "¿Hasta cuándo piensas seguir utilizándome?" Duele. Duele más que las astillas en las uñas, más que el ácido en los ojos, más que los tirones de pelo, más que las quemaduras a doscientos grados, más que sal en las heridas, más que la vida. Duele más que hacer promesas que no puedes cumplir, más que exigirte demasiado a ti mismo, más que olvidar, más que defraudarse o defraudar, más que perder la virginidad, más que la muerte. Ni siquiera la soledad te corroe las entrañas, únicamente sientes... ¿nada? ¿vacío? Una nada que te aprieta el pecho y te tortura las entrañas. Pero que en el fondo es eso... nada. Y duele aún más. Más que los golpes, más que las roturas de hueso, más que un siempre desvaneciéndose ante tus ojos. "Pour toujors. À tout jamais." ¿Quién torturó esas frases? ¿Quién privó de la vida a esas hermosas palabras? "Hoy no podía dormir pensando en ti" "Quisiera soñar contigo esta noche" "¿Me quieres?" "Te amo" "Ojalá pudiera pasar un día entero sin tener que separarme de ti" "¿Cómo puedo haber encontrado a un ser tan bellísimo?" "Pero a ti... no quiero perderte. No quiero perderte"

Incapaz

2 comentarios:

  1. Pesa más el sentimiento de culpabilidad que la propia culpa, no olvides eso!

    ResponderEliminar
  2. ES MARABILHOSO ME HAGO SEGUIDORA ME HA ENCANTADO

    y duele que sea tan cierto

    ResponderEliminar